Por: Oswaldo Rojas

Vivimos una época donde las películas se dan a conocer de a poco y mucho al mismo tiempo. Los trailers, spots y entrevistas a directores y actores nos revelan gran parte del contenido de la cinta previo a su estreno. Y es que las productoras se dieron cuenta de que generar expectativa por un largo periodo de tiempo atraerá mayores ganancias. ¿Cómo dieron con esto? Gracias a StanleyKubrick y la creación del box office.

Primero hay que explicar que el término box office se refiere a las que actuales taquillas. Aun ahora lugares pequeños donde se llevaba la contabilidad de los cines.

La cinta de Kubrick, 2001: Space Oddysey. Había sido la más cara en ser filmada hasta 1968 y tristemente no obtuvo las ganancias que el estudio esperaba. Así, para su novena cinta, Clockwork Orange (La Naraja Mecánica, 1971) el director planteó la necesidad de dominar todas las situaciones que podrían afectar la aceptación de la película, que además había obtenido la clasificación X: para mayores de edad por las altas dosis de violencia, el discurso visceral y las escenas sexuales. Sin embargo, él no estaba seguro de cómo hacerlo.

Fue Mike Kaplan, colaborador de Kubrick, quien contó para la revista Variety que en una ocasión le dijo al director de Odisea en el Espacio que una revista mensualmente publicaba las ganancias de las películas por cine.

Con esa premisa Stanley concibió la idea de vaciar esas variables en hojas de cálculo he ir definiendo el tipo de público que existía por zona: edad, sexo, escolaridad, nivel socioeconómico y hasta la frecuencia con la que la gente visitaba las salas. En un inicio esto lo hizo de manera rudimentaria y con los años otros lo perfeccionarían.

Esa tarea fue vaciar todos los datos que en año y medio la revista había dado a conocer. Por 65 dólares semanales Kubrick le pidió a su secretaria vaciar la información de los más de mil cines en planas individuales. Cuando Kaplan habló de la experiencia para Variety explicó que esas hojas se convirtieron para ellos en una especie de Biblia. Y para Kubrick en una pequeña obsesión comparable a la intención de ganar un juego de ajedrez.

El resultado final de eso fue que La Naranja Mecánica se convirtió en un blockbuster, ganó el reconocimiento de los cinefilos y hasta la nominación a mejor película en los premios Óscar.

Hasta la época actual el recorrido del Box Oficce a sido variado, y muchas de las revistas especializadas así como estudios han ido adaptando algunas propuestas a la forma y objeto que miden. Se trata de la herramienta que permite colocar filmes infumables como lo más taquilleros de mes.