Por: Nilda Olvera/

Después de no haber recibido respuesta alguna de los tres llamados a su puerta que realizó su guardaespalda durante el día, a las tres de la tarde el hombre entró a la habitación de Amy Winehouse en donde la halló tirada en su cama, acompañada únicamente de tres botellas de vodka vacías y sin signos vitales.

Las noticias de su muerte se esparcieron rápidamente,  medios de comunicación y especialmente fans de la cantante hicieron conciencia de que posiblemente una de las razones del deceso fueron sus adicciones a las sustancias prohibidas, las cuales Winehouse consumía dado a que su vida emocional era muy inestable.

De una imagen peculiar, con vestimentas ajustadas y sensuales, un delineado grueso de gato y un peinado “Beehivie”, que consiste en un moño tipo colmena inspirado en el crepé de la década de los 50 y 60, la compositora Amy Winehouse se hizo de un nombre a la edad de 20 años cuando conoció a un productor en aquel tiempo que ésta se dedicaba a cantar Jazz.

Pronto su música conquistó a miles especialmente por su buen manejo de técnica y su voz descomunal. Amy Winehouse nació un 14 de septiembre de 1983 dentro de una familia judía en Southgate, Londres, se interesó por el Jazz gracias a la influencia de su padre, en el que ella se propuso en un futuro ser una extraordinaria intérprete.

Sus anécdotas tuvieron una gran influencia en su carrera, a la vez de su inspiración para crear nuevo contenido. Con un expediente de enfermedades alimenticias y mentales, Amy sufrió de bulimia y depresión a partir de que sus padres se separaron, cuestión que nunca pudo superar por completo.

Aunque en un principio solo consumía bebidas alcohólicas, un aspecto que generó que su salud se deteriorara aún más fue porque comenzó a incursionar más seguido en las drogas, posteriormente de su primer encuentro en un bar con Blake Fielder Civil, con el que entabló una enfermiza relación amorosa.

Que se caracterizó por estar rodeada de altibajos, en él que a Blake lo encarcelaron varias veces por los cargos de agresión, peleas, robos y delitos con armas de fuego y en el que ella se sumió de crack que le hicieron ser la protagonista de varias sobredosis. Cabe señalar que la familia de Winehouse le echo la respetabilidad a él de haberla inducido.

El historial de sus actos y vivencias quedó grabado para la posteridad en sus diversas obras, un claro ejemplo es “Back to black”, letra que refleja el dolor que sufrió por una ruptura, “Rehab”, tema en el que habla sobre su negación de querer ir a rehabilitación y en el que señala que, si va, sólo es para perder el tiempo, “You know i’m no good” que indica sobre su la soledad y la percepción que se tiene así misma, por mencionar algunas.

A lo largo de su trayectoria obtuvo varios premios en los que se encuentra el disco platino en el Reino Unido, “Ivor Novello” a la mejor canción contemporánea por su single “Stronger Than Me”, cinco premios Grammy de los seis a los que aspiraba por su álbum “Back to black”, convirtiéndose en la primera artista británica en obtenerlos.

Mientras más avanzaba los años, su aspecto se iba deteriorando, a pesar de que trató de alejarse de las drogas, siempre volvía al alcohol, lo que ocasionó que se viera más delgada. Asimismo, que sus admiradores la empezaran a abuchear y a reclamar por cancelar los conciertos o por presentarse en un estado en el que deambulaba sin rumbo entre sus músicos, con una mirada ausente en el que no se podía acercar al micrófono y cuando lo hacía era abucheada por la gente porque sé le olvidaba las letras y balbuceaba incoherencias.

Amy Winehouse murió la edad de 27 motivo de un fallo respiratorio tras caer en un coma etílico en una fecha como hoy, pero del año del 2011. Tras su muerte, su familia creó la ‘Fundación Amy Winehouse’ que trabaja para prevenir los efectos del abuso de las drogas y el alcohol en los jóvenes.

A la fecha, la artista es recordada por sus composiciones que se hicieron populares por sus letras, en donde Winehouse reflejó el vacío emocional que tanto le atormentaba.