• El diputado Marco Antonio Adame dijo que es urgente rectificar la estrategia ya que los últimos dos años han sido los más violentos de la historia, con más de 35 mil homicidios anualmente, aún con el confinamiento por la pandemia.

Por: Redacción/

La solución para combatir la violencia no es militarizar la seguridad pública, sino medidas preventivas que impulsen una cultura de paz, la lucha permanente del Estado contra el crimen organizado, así como políticas públicas intersectoriales y apoyo internacional en esta materia, afirmó el diputado Marco Antonio Adame Castillo.

En ese sentido, el legislador del PAN urgió a combatir la posesión ilegal de armas, mediante un exhorto a la Secretaría de la Defensa Nacional para que realice campañas, a fin de impulsar y multiplicar los programas de entrega voluntaria y canje de armas ilegales en México.

Es urgente rectificar la estrategia, dijo, ya que los últimos dos años han sido los más violentos de la historia, con más de 35 mil homicidios anualmente, aún con el confinamiento por la pandemia.

Refirió que el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal publicó un estudio donde reveló que entre 2015 y 2020, el índice de violencia aumentó en 39 por ciento en los municipios de más de cien mil habitantes.

El diputado añadió que también es necesario frenar el tráfico ilegal de armas en la frontera con Estados Unidos.

En su propuesta expresó que, a pesar de que existen campañas esporádicas de canje de armas o desarme voluntario a lo largo y ancho de todo el territorio nacional, no son suficientes, ya que un pequeño porcentaje de personas con armas ilegales, generalmente inservibles, son las que acuden a estas campañas.

Por otro lado, dijo, un porcentaje mucho mayor de personas adquieren un arma funcional con munición y permiso para poseerla. El punto de acuerdo fue turnado a la Segunda Comisión.