• Esta contienda emblemática heredada de los griegos, que en todo caso nos heredaron la actual civilización, también es un termómetro de la capacidad de las naciones para formar a los mejores atletas, paradigmas de la salud, la capacidad humana, la fuerza física, la inteligencia, la habilidad y el arte.

Por: María Manuela de la Rosa Aguilar/

Y terminaron los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en donde se puso de manifiesto no sólo la evolución que ha tenido el deporte en todas sus variantes, sino que fue la oportunidad para medir a las potencia mundiales, que no lo son únicamente por su poderío militar, sino por su riqueza, su nivel de bienestar y educación.

Esta contienda emblemática heredada de los griegos, que en todo caso nos heredaron la actual civilización, también es un termómetro de la capacidad de las naciones para formar a los mejores atletas, paradigmas de la salud, la capacidad humana, la fuerza física, la inteligencia, la habilidad y el arte; cualidades a las que aspira todo ser humano en lo más profundo de su ser, esa capacidad para resistir y ganar, ese espíritu de competencia, de luchar bajo condiciones de equidad, respeto y reglas claras. Ese es el espíritu olímpico.

Como lo ha señalado el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, el espíritu olímpico saca lo mejor de la humanidad, que es el resultado del trabajo en equipo, la solidaridad, el talento, la tolerancia. Los juegos olímpicos son motivo de inspiración y de unión universal y la fortaleza y determinación de los atletas, invita al mundo a emular su ejemplo para lograr la paz y la prosperidad; sólo con el trabajo conjunto de todas las naciones es posible enfrentar los desafíos globales, para un mundo mejor, un planeta más limpio, una mayor equidad y la protección a los más vulnerables.

Parecerían ideales inalcanzables, pero vemos como muchos países, a fuerza de voluntad, disciplina y trabajo en equipo han logrado vencer las adversidades y alcanzar la victoria. Japón y Alemania, por ejemplo, que surgieron de las cenizas después dela II Guerra Mundial, ahora son grandes potencias económicas, militares, pero además deportivas.

Prácticamente todo el planeta se vio representado, aunque de los 194 países, Corea del Norte no asistió, lo mismo República de Guinea, debido a la pandemia del Covid-19; tampoco Rusia pudo participar con su bandera debido a la sanción por dopaje; pero hubo 204 delegaciones, puesto que hay naciones que aunque pertenecen a un país, tienen su propia representación nacional, como Puerto Rico, (de Estados Unidos) Bermudas (del Reino Unido); también se formó un equipo representante de los refugiados y un equipo de atletas olímpicos independientes.

Y así quedaron posicionadas las potencias deportivas mundiales:

Principales economías del mundo

Aquí los veinte aíses más ricos del mundo, en donde podemos observar la diferencia que guardan, no obstante su riqueza, respecto a su ingreso per cápita, por ejemplo, Estados Unidos, tiene un IPC de $ 68,308 dólares y es la primera economía mundial, pero Suiza, que ocupa el 20º puesto, tiene un IPC de $ 82,950 dólares. No así la India, que es la 6ª. economía del mundo, no obstante tiene un IPC de $ 2,171; o vemos el caso de China, siendo la segunda economía tiene un IPC de $ 11,819 dólares. Y sólo 15 de ellos tienen ingresos cifrados en billones de dólares:

Y aquí los siguientes países más ricos, pero que tienen ingresos que suman MILLONES DE DÓLARES:

Podríamos hacer una relación entre el ingreso per cápita y los resultados en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, como podemos ver en el caso de la India, con un IPC de $2,171 dólares, que está en el 6º lugar del medallero,  o Turquía, con un IPC de $3,870 dólares en el 55º lugar del ranking. No así Arabia Saudita, con un IPC de $22,649 en el 77º lugar del medallero, o México, que siendo la décimo quinta economñia mundial quedó en el 84º puesto con sólo 4 medallas de bronce.

Y podemos señalar el caso de los Estados Unidos, primero en casi todo, que tiene un sistema de becas universitarias, apoyos federales. Pero además, la clave del éxito: el deporte está cimentado en el mismo sistema educativo, ya que desde el nivel básico las escuelas van formando a los niños en la cultura del deporte y prácticamente todos los atletas comienzan desde muy temprana edad a practicar alguna modalidad deportiva, en donde se ofrecen muchos incentivos, principalmente las becas y la perspectiva de llegar a nivel profesioal, en donde se habla de millones de dólares. Así, podemos mencionar también a las estrellas de deportivas, como el boxeador Floyd Mayweather Jr., que logró ganar unos 90 millones de dólares al año; los jugadores de la NBA, como  LeBron James, con ingresos anuales de  95,4 millones; Stephen Curry 74,4 millones y Kevin Durant  65,2 millones de dólares. Y no se diga la tenista Serena Williams que ha ganado un sueldo anual de más de 831 millones de dólares.

Respecto a América Latina, quienes más recursos destinan al deporte son Brasil, con casi 850 millones de dólares y ahí podemos encontrar la respuesta. Mientras que México este 2021 destinó 28´765,000 dólares, presupuesto que es menos al del año pasado, con una reducción de unos 5 millones de dólares.

México estuvo delante de Kazajistán, que logró estar en el 83º puesto, obtuvo 8 medallas de bronce con 95 atletas que participaron en 19 deportes; y le ganó a Finlandia, que sólo obtuvo 2 de bronce, ocupando el 85º lugar con 48 atletas  en 11 deportes. 

En México, aunque el presupuesto para el deporte es muy respetable, queda la duda de su destino final, ya que los deportistas de alto rendimiento apenas alcanzan los 10,000 pesos mensuales, unos 6,000 dólares al año, además de que la Secretaría dela Defensa Nacional, por tradición, apoya el deporte, asignándoles un sueldo de soldado, lo cual tal vez duplica su salario; pero desviar fondos, aunque sean mínimos, no debería ser, puesto que la seguridad es un elemento esencial del Estado y en México constituye uno de los más graves problemas, que a la fecha no sólo no se ha logrado solucionar.

Sin embargo, con esa cantidad un deportista de alto rendimiento difícilmente puede sobrevivir. Y si consideramos que estamos hablando de que la CONADE cuenta con un presupuesto para este 2021 de $5,531´800,000  pesos destinados al deporte, de los cuales 2,676´500,000 directos son para la CONADE, 2,100´000,000 para  estrategias de cultura física y 575´300,000 para un programa de atencion al deporte, a través de los centros de alto rendimiento en todo el país.

Así que si estos 575´300,000 pesos son para el alto rendimiento, si la delegación de atletas que participó en los Juegos Olímpicos constituye el total de atletas de alto rendimiento, aparentemente se destinaron esa cantidad para 162 participantes en  29 deportes; esto es, 3´551,234 millones de pesos (177,561 dólares), por cada uno, lo que debería significar un sueldo mensual de unos 295,000 pesos. Y la cuenta no sale porque no sólo es este dinero.

La CONADE administra (no se sabe bien a bien en qué) $2,676,500,000 pesos en total, de los cuales para “estrategias” de cultura física tiene 2,100´000,000. Suponemos que en servicios adminstrativos, mantenimeinto, sueldos de su platilla, etc. Sin embargo, en resultados no se puede decir de ninguna manera que haya eficiencia y menos transparencia, que es una de las más claras deficiencias de México, que no ha logrado superar en su historia reciente.

Y a colasión porque las historias que se replican dia a día y década tras década, es que las familias son las que solventan la mayor parte de la preparacion de los atletas, muchas veces a fuerza de muchos sacrificios. Lo incongruente es que México es un país rico que bien podría destinar efectivamente tantos recursos con que cuenta y promover una verdadera cultura del deporte, que abonaría no sólo a la satisfacción social, sino a un desarrollo cultural y sanitario al que todo ser humano debe aspirar y con mayor razón si se tienen los recursos para ello. La voluntad tal vez es la que falta.