Por: Nilda Olvera/

El 16 de agosto de 1936 las fuerzas del Gobierno Civil español rodearon la manzana y los tejados colindantes al hogar de los padres de su amigo Luis Rosales, con el propósito de impedir cualquier posible escape del escritor Federico García Lorca, quien estuvo refugiado en dicho lugar posteriormente al estallido de la Guerra Civil el 18 de julio.

La detención la llevó a cabo Ramón Ruiz Alonso, un ex diputado de la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas). Dos días después en la madrugada Lorca fue llevado junto con otro detenido en un coche al término del Víznar, Granada y en las inmediaciones conocidas como Fuente Grande, donde fue asesinado.

Federico García Lorca nació el cinco de junio de 1898 en Fuente Vaqueros, España. Estudió la carrera de Filosofía y Letras, además de Derecho, mediante su estancia en la Residencia de Estudiantes conoció al cineasta Luis Buñuel y al pintor Salvador Dalí, siendo este último con el que entabló una relación muy profunda.

Lorca se destacó en integrar tendencias literarias como el simbolismo, futurismo y surrealismo en las obras como “Bodas de sangre” tragedia escrita en prosa que se inspira en el evento real del crimen de Níjar de 1928, que gira en la acción de cuando Francisca Cañadas plantó a su novio Casimiro Pérez Morales en el altar y huyó a lado de su primo Francisco Montes Cañadas, evento que culminó en la muerte de Francisco a tiros y en el intento de asesinato de ella.

Como el de “Yerma”, en el que Yerma lucha porque su instinto le dice que debe ser madre, pero no lo logra, y por eso termina odiándose y “La casa de Bernarda Alba”, la cual es la historia de Bernarda Alba, que, tras haber enviudado por segunda vez a los 60 años, decide vivir los siguientes ocho años en el más riguroso luto, etcétera.

Aunque Lorca no participó activamente en la política, ni sus libros eran de ese tipo de temas, empezó a ganar popularidad con el público ya que siempre manifestó sus desacuerdos con las injusticias sociales y por sus amistades con personajes abiertamente socialistas como la actriz Margarita Xirgu o el ministro Fernando de los Ríos, aspectos que le molestaron a gente de derecha.

Después del asesinato del vocero y derechista José Calvo Sotelo por Guardias de Asalto de la República, Francisco Franco se levantó en armas para derrocar al ministro Largo Caballero y al presidente Manuel Azaña Díaz, quien había salido electo en las elecciones presidenciales de 1931.

Este acontecimiento dio comienzo a casi tres años de conflicto entre dos ideales políticos, por el lado de izquierda estaba El Frente Popular, que luchó por la sustentación de las reformas sociales y políticas, por la derecha la Falange Española Tradicionalista que conspiró en contra el gobierno republicano.

La Guerra Civil provocó más de medio millón de muertos y más de 200,000 exiliados, muchos de los cuales se establecieron en América Latina. Aunque las persecuciones y las ejecuciones se hicieron por ambas partes, la mayoría eran hacia los grupos precursores de izquierda, ya que, en 1923 España estuvo bajo una dictadura de Miguel Primo Rivera. Mandato que se caracterizó por ser tradicionalista, cuyos beneficiados sólo eran unos pocos y la inversión económica se realizaba a las fuerzas militares.

Cuando bandidos entraron a la fuerza a la casa de Lorca ubicada en Huerta San Vicente para agredirle, él decidió que era momento de ocultarse, a pesar de que el país se entró dividido, éste aun contó con el apoyo de algunos derechistas, como del Falangista Luis Rosales, poeta y amigo del escritor.

Mediante la detención, un informe de 1965 de dos folios procedente de la Jefatura Superior de Policía de Granada se informó que su arresto fue por las acusaciones de que él era un socialista y que llevaba prácticas homosexuales con estudiantes, siendo rumores que se le otorgó a su regreso de New York a España en el que fue designado director del Teatro Universitario La Barraca.

Asimismo, de ser un masón, término que se le da a un hombre que pertenece a una asociación libre independiente, los cuales se dedican a practicar el ideal de paz, amor y fraternidad universal, con el propósito de perfeccionar la moral y la intelectualidad. Y que en las décadas de los 30 eran mal vistos porque se pensaba que eran sectas.

En la actualidad, no se sabe el paradero de los restos de Lorca, se sospecha que está en una fosa común, que a lo mejor fue quemado o que sus familiares siempre han tenido conocimiento de la ubicación exacta de su cuerpo. Se han realizado diversas investigaciones y búsquedas, un ejemplo de ello es del año pasado, en el que se hizo un análisis entorno de la fuente situada en la plaza principal del parque que lleva el nombre del autor en Alfacar, Granada.

Inmediatamente de que se comunicó que posiblemente se hallaban los restos de Lorca, esta acción se integró a uno de los varios intentos por localizarlo en entorno de Alfacar.

Federico García Lorca no sólo transcendió en el mundo de la literatura, sino que su asesinato pertenece a los de cientos de desaparecidos mediante la Guerra Civil Española.