Por: Redacción/

El Grupo Parlamentario del PRD exigió a los gobiernos federal, estatales y municipales instrumentar programas de reacción inmediata para atender las crecientes denuncias de violencia doméstica contra mujeres, niñas y niños durante la actual contingencia sanitaria.Pidió valorar, entre las acciones a instrumentar, la pertinencia de restringir la venta de bebidas alcohólicas durante la llamada “Jornada de Sana Distancia”, pues muchos especialistas, incluso gubernamentales, alertan del riesgo que representa su consumo para detonar la violencia en situación de aislamiento.

“Estos especialistas han precisado que el alcohol potencia los síntomas de la depresión y ansiedad entre quienes lo consumen, lo que a su vez los hace propensos a la agresividad”, señaló la bancada en un comunicado.

Asimismo, solicitó entregar de forma inmediata, los recursos para la operación de los refugios para mujeres en situación de violencia extrema, ya que la demanda de ayuda en ellos se disparó en la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Los diputados perredistas pidieron que las medidas para esta contingencia sean diseñadas integralmente con perspectiva de género y se incrementen las campañas de información y difusión para prevenir más atentados contra mujeres, niñas y niños.

Además, el Instituto Nacional de las Mujeres reportó un aumento de hasta 100 por ciento en llamadas de auxilio al 911 por violencia doméstica en varias entidades, de las cuales el 66 por ciento son por agresiones físicas.

Desafortunadamente, subrayaron, las agresiones contra niñas y niños también aumentaron en este lapso, pues al ser los más débiles, son víctimas de familiares violentos o de la delincuencia cuando sus padres tienen que dejarlos solos para conseguir víveres.

En un comunicado por separado, la diputada Mónica Bautista Rodríguez (PRD) acusó al Gobierno Federal y al director general del lMSS, Zoé Robledo, de ser los “responsables” de las muertes de los médicos que se han presentado en esta institución por Covid-19, al no proporcionar el equipo adecuado para proteger la vida del personal de salud y evitar el contagio. “Es lamentable que prefieran escatimar recursos, que valorar la vida de los médicos que están enfrentando directamente al virus; al momento suman alrededor de 10 médicos que ya perdieron la vida y 329 contagiados entre galenos y enfermeras, cifras reconocidas por el mismo sector salud”, aseveró.

Apuntó que los médicos y enfermeras requieren con urgencia overoles desechables antiepidemia y cubrebocas N95, para evitar quedar expuestos al contagio, pues batas, gorros, googles, cubrebocas y botas que les proporcionan, todos desechables, no son adecuados para proteger al personal médico.

La diputada Mónica Almeida (PRD) también aseguró que la negligencia y poca previsión por parte del Gobierno Federal está limitando a los trabajadores de la salud, al igual que arriesgándolos a ser contagiados de Covid-19, situación que además de vulnerar los derechos humanos de estos, merma más el frágil sistema de salud con el cual hoy cuenta México.

A través de un comunicado, reiteró el llamado al Ejecutivo Federal y a los responsables del sector salud para mejorar las condiciones laborales de los médicos durante la pandemia, además de proponer la urgente reestructuración del presupuesto con el fin de atender la alta demanda de insumos médicos que se requieren.

AsImismo, indicó que pareciera que el Gobierno Federal sigue centrando toda su atención a desarrollar una estrategia energética fallida, en vez de tener la capacidad de recibir las aportaciones externas que se hacen tanto para mejorar ese sector como para impedir que la situación salubre de México empeore.

“Estamos viendo que 43 muertos son muchos cuando los usas para hacer campaña, pero miles son pocas cuando se es gobierno, o al menos eso es lo que nos muestran las acciones del actual gobierno, pues su falta de atención en esta pandemia está condenando la vida de miles de médicos y de mexicanos que padecerán esta enfermedad, además de los miles de pobres que dejará esta contingencia sino se generan las acciones necesarias para impedirlo”, dijo.

Por otro lado, celebró el emprendimiento que diversas universidades han tenido en todo el país para poder crear y suministrar diversos insumos médicos necesarios, como las caretas que el Centro Universitario de la Costa Sur (CUCUSur) de Jalisco donó recientemente para dicha entidad.

En tanto, el diputado Antonio Ortega Martínez (PRD) alertó que la declaratoria de la Fase 3, de máximo contagio por Covid-19, en víspera de ser anunciada, pondrá a prueba al Sistema de Salud y ver si resiste o se colapsa ante el crecimiento exponencial de infectados por la pandemia que, se estima, de175 mil a 300 mil personas, en el mejor de los escenarios o a 1.2 millones en el peor de los casos. En este sentido, en un comunicado, el también secretario de la Comisión de Hacienda subrayó la necesidad de que el gobierno anuncie un plan económico de apoyo a empresas y trabajadores formales e informales para resistir un enclaustramiento del tamaño que se avecina, luego de exponer que esta Fase 3 implicará al menos dos meses más de encierro y la suspensión de actividades económicas, lo cual –alertó- podrá representar un incremento de la inseguridad y la violencia.