• Destacó que resulta preocupante la nula información al respecto, sobre las causas, consecuencias, pero sobre todo el estado que guarda actualmente el sistema eléctrico nacional.

Por. Redacción/

La diputada Mónica Almeida López (PRD) exigió la comparecencia de Manuel Bartlett Díaz, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), luego del “apagón” registrado ayer en diversas zonas del país.

En un comunicado, la integrante de la Comisión de Energía destacó que resulta preocupante la nula información al respecto, sobre las causas, consecuencias, pero sobre todo el estado que guarda actualmente el sistema eléctrico nacional.

Dijo que por ello el director de la CFE le debe una explicación a la sociedad, por lo que es urgente su comparecencia, ya que este tipo de situaciones no pueden estar ocurriendo; además, el Poder Legislativo con el contrapeso que representa, debe exigir que un derecho humano como la energía eléctrica esté garantizado y que si los funcionarios no están a la altura del cargo que representan tengan que renunciar.

La legisladora por Jalisco dijo que el servicio de energía eléctrica que se interrumpió en diversos estados del país y la Ciudad de México causó histeria y desconcierto en la población, ya que se presentó en diversas zonas con una gran cantidad de habitantes y actividades económicas, con paro de labores de empresas y fabricas a lo largo del territorio nacional, además de la cancelación de la operación de transporte público, lo que también generó un caos de tránsito.

“Dentro de las múltiples afectaciones aún no se tiene cuantificado el valor de los daños causados a equipos e instalaciones privadas, ni cuanto le costará al erario, es decir a los mexicanos, pagarles a los particulares el daño ocasionado a sus propiedades a causa del acto u omisión imputable a la CFE, por lo cual se espera una ola de solicitudes de revisión y de pago, así como judicialización de dichos requerimientos”.

Comentó que “dejar a 10.3 millones de usuarios sin luz no es un tema menor que se pueda tomar a la ligera, esta situación representó pérdidas graves para muchos, desde cuestiones económicas como de salud, derivado de lo esencial que es la energía eléctrica para la operación de hospitales, principalmente en una pandemia donde los respiradores son vitales para conservar la vida de muchas personas, por lo que los efectos adversos ocasionados por el “apagón” aún no han sido cuantificados”.

“Los responsables deben dar la cara, ya no pueden ser defendidos en las mañaneras con evasivas y respuestas irresponsables señalando que ‘todo está bien’, que no hubo afectaciones, cuando los hechos señalan que vamos muy mal”.

Por último, la diputada mencionó que, en un acto de responsabilidad, se debe presentar por escrito y ante la representación del pueblo, un informe detallado con los daños cuantificados, que incluya una proyección del costo que representará para la CFE costear el pago de los daños a los particulares afectados, las instalaciones afectadas y cuento costará su reparación, pero también las consecuencias y sanciones de los responsables involucrados.