Por: Redacción

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) detectó 58.5 toneladas de residuos peligrosos durante el 3er. Operativo Nacional de verificación en la que se inspeccionaron 5 mil 434 movimientos de materiales, sustancias y residuos peligrosos en puertos, aeropuertos, fronteras y puntos carreteros del país.

Durante las acciones en todo el país se revisaron 4 mil 463 vehículos en puntos carreteros con un total de 26 mil 047 toneladas de productos inspeccionados, con un promedio de 7 unidades revisadas por hora en punto carretero; en tanto que en aduanas se revisaron 971 contenedores con un total de 10 mil 471 toneladas, y un promedio de revisión de 5 contenedores por hora en los principales puertos y fronteras del país.

Entre los productos detectados destacan trapos impregnados con hidrocarburo, lodos del centrifugado de combustible, lámparas fluorescentes, acumuladores con plomo y ácido usados, aceites gastados y residuos peligrosos biológicos infecciosos, lo que derivó en 8 procedimientos administrativos y en el aseguramiento precautorio de 2 vehículos; asimismo, la puesta a disposición del Ministerio Público Federal de dos personas en los Estados de Tlaxcala y San Luis Potosí.

Los estados en los que se detectó el manejo inadecuado de residuos peligrosos fueron  Baja California Sur, Guanajuato, Nuevo León, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Para la realización de los operativos, la PROFEPA contó con el apoyo de 132 elementos de la Policía Federal, 62 oficiales adscritos a la policía estatal y municipal, 77 elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y 31 elementos la Secretaría de Marina (SEMAR), 13 elementos de la Procuraduría Federal de la República, 83 oficiales de Aduanas y 6 elementos de otras dependencias.

Con estas acciones, la PROFEPA vigila un total de 3 mil 40 kilómetros de carretera, con la finalidad de asegurar que el manejo, transportación, importación y exportación de materiales y residuos peligrosos sean ambientalmente adecuados desde el punto de su generación hasta su destino, con estricto apego a la ley ambiental.

En este tipo de operativos seestablece un mayor control sobre los movimientos transfronterizos de desechos destinados a operaciones de recuperación; además, se tiene como objetivo reducir al mínimo el tráfico ilícito de desechos peligrosos y fomentar una cultura de cumplimiento a la legislación aplicable, asegurándose así el manejo ambientalmente racional de los residuos peligrosos.