Por: César Cuervo

Guadalajara y América llegan al Clásico este fin de semana con un ánimo parecido en ambos planteles. El Rebaño Sagrado viene de obtener su primera victoria en la temporada ante unos Gallos que no tienen ni pies ni cabeza, y los de Coapa tuvieron una semana redonda, el homenaje a Cuauhtémoc Blanco fue todo un éxito. Se arriesgaron y les salió perfecto, en gran parte porque Morelia fue una verdadera comparsa el pasado sábado en el Azteca.

Tanto Ignacio Ambriz como Matías Almeyda tomaron una bocanada de aire fresco con sus respectivas victorias, Almeyda tuvo el valor para sentar a Omar Bravo y le salió.

Mientras que Ambriz se ganó a la afición azulcrema al colaborar con la fiesta para el “Cuauh”, aunque cabe mencionar que poco importaba si Ambriz no hubiera querido ser parte del homenaje, al fin y al cabo, ni peso tiene en el vestidor, mucho menos con la directiva.

Otro que se ganó el cariño de la afición azulcrema fue Oribe Peralta, el delantero ex de Santos ha estado atinado de cara al gol en las últimas semanas y este fin de semana volvió a anotar. Pero no fue sólo eso, el lagunero después de clavar el primero de los cuatro del América el sábado, fue a festejarlo con Cuauhtémoc Blanco haciéndole una seña como de reverencia, gesto que le cayó de perlas al público americanista. Sin duda un paso adelante para Peralta después de que tras su llegada, él mismo repitiera en varias ocasiones que le va a Santos.

El que sí está metido en una bronca es el flamante refuerzo de las Chivas, el “Gullit” Peña. Resulta que el día lunes se le fue negada la entrada a las instalaciones de Verde Valle, según fuentes, debido a que llegó en un estado “inconveniente”. Pero qué importa que el buen “Gullit” se vaya de fiesta si responde con goles en la cancha, lleva la espectacular cifra de dos anotaciones en el torneo. La está rompiendo, ¿no?

"Gullit" Peña con la playera de las Chivas

“Gullit” Peña con la playera de las Chivas

Aunque, para fortuna de Peña, el primero en salir a la defensa del mismo “Gullit” fue ni más ni menos que Jorge Vergara. El empresario dijo que sólo llegó indispuesto y que a partir del día de hoy miércoles, ya entrenaría con el equipo.

El Clásico que se disputará el próximo domingo en el Omnilife o Estadio de las Chivas, quién sabe cómo se llame ahora la casa del Rebaño Sagrado, será la edición número 220 de dicho partido.

Los dos equipos llegan de una victoria en la Jornada 8, sin embargo, las Chivas se han encargado de desvanecer el buen ánimo que les dio la victoria. Mientras que los azulcremas siguen motivados tras el homenaje a una de sus máximas figuras.

El domingo disfrutaremos, o más bien, veremos una edición más del llamado “Clásico de Clásicos” en donde se ha hablado más de las declaraciones de Jorge Vergara que de lo que pueda pasar en el partido. Así es nuestro futbol.