Por: Paola Nava/

Un problema de salubridad resultó ser la pauta para crear una apabullante construcción en París. La peste de Marsella en 1720 fue letal para los ciudadanos parisinos, provocando una extrema cantidad de 90 mil a 120 mil muertes en territorio francés en condiciones fatales, siendo la epidemia más importante de la Ciudad de la luz.

Debido a la falta de cementerios para enterrar los cuerpos contagiados, el gobierno parisino decidió trasladar todo al subterráneo; fue la única alternativa para combatir la acumulación de muertos y a partir de ese entonces se albergan los cadáveres en dichas catacumbas.

El nuevo destino para apilar los esqueletos fueron las antiguas canteras de Tombe-Issoire, bajo la Plaine de Montrouge, ya que se encontraban en la periferia de la capital, y eso permitió una mejor accesibilidad ante las condiciones catastróficas que se estaban viviendo.

Asimismo, entre 1875 y 1877 comenzaron las evacuaciones, aproximadamente 15 meses fueron necesarios para trasladar millones de huesos provenientes de la multitud de cementerios que ya no daban abasto,incluyendo al más importante de París (El cementerio de los Santos Inocentes) que evidentemente fue afectado y desalojado.

Los desplazamientos se llevaron a cabo en las noches, mientras la ciudad de la luz vivía todas sus pesadillas; en medio de la noche, cruzando las ciudades en las carreteras, los cuerpos eran transferidos a las canteras, este proceso finalizó en 1870, acumulando los restos de aproximadamente 6 millones de parisienses.

Por otro lado, Las catacumbas de Francia en un principio eran conocidas como las canteras de París puesto que el material que se usó, fue para utilizado construir la gran parte de las edificaciones y monumentos de esta ciudad Europea.

Sin embargo, el término “catacumbas” fue designado el 7 de abril de 1,786. Asimismo el cementerio pasaría a ser declarado “Osario Municipal de París. Y fue hasta 1809 cuando el público tuvo el acceso para poder visitar las catacumbas que actualmente prevalecen y además se pueden conocer virtualmente. Hay aproximadamente 6 millones de cuerpos enterrados debido a la peste.

Por otro lado, los visitantes tienen permitido Ingresar a 1.5 kilómetros de superficie. Por parte de las autoridades en los años 50 se mandó restringir la entrada al resto de las catacumbas por acciones satánicas-profanas que las personas practicaban. Ahora cuenta con más vigilancia para evitar el paso de las personas a esta interminable ciudad subterránea.

Sus columnas están abarrotadas de cráneos y fémures completamente alineados y la construcción aparenta ser diseñada para infundir miedo a los espectadores. A lo largo del recorrido las personas se encuentran con frases como”detente, este es el imperio de los muertos”.

Este subterráneo Cuenta con 20 metros de profundidad, 243 escalones (131 descendentes y 112 ascendentes), 2,000 metros en longitud y 11,000m2 de superficie. No es recomendable para personas que sufren de claustrofobia.

Con un costo de 10 € las personas tienen el acceso a las catacumbas, sin embargo para los menores de edad es completamente gratuito; no es considerado un lugar tan rico turísticamente, aunque 550,000 personas van a visitarlo anualmente.

Actualmente se cuenta con la facilidad de visitarlas a través de algún dispositivo móvil que tenga internet,ingresando a la página oficial http://catacombes.paris.fr/visite-virtuelle/ puedes ir a las profundidades de París.

Muchas personas pueden gozar del turismo de Francia, incluso sin estar presentes. Siendo uno de los países que más arte tiene en sus esculturas, calles, construcciones y museos; pero muy pocos se detienen a tener un panorama completamente opuesto de lo que hay en el macabro mundo debajo de sus pies, en el siniestro subterráneo.