Por: Nilda Olvera/

Juan García Ponce, escritor yucateco, es recordado a 87 años de su natalicio, por explotar el erotismo en sus ensayos, novelas y cuentos, sin enfocarse en describir el acto sexual sino las reacciones de sus protagonistas, las cuales, en su mayoría, eran femeninas.

Estudió arte dramaturgo en la facultad de Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de México (UNAM), fue redactor y colaborador en varias revistas, en las que se encuentra la de la Universidad de México, la Mexicana de Literatura y las populares Plural y Vuelta.

Una parte de su vida estuvo marcada por la depresión, después de quedar en una silla de ruedas por la esclerosis múltiple con la que se le fue diagnosticado, al saber que sólo le quedaba un año de vida, como un reflejo vino a su mente la idea del suicidio, pero decidió enfrentar la enfermedad, logrando vivir 36 años más.

Con su mente brillante logró escribir más de 50 títulos, uno de los más extensos de la literatura mexicana, entre sus obras se encuentran “El canto de los grillos” la cual fue su primera obra, “La casa de la playa”, “Inmaculada o los placeres de la inocencia” y “La noche e imagen primera”.

Fue ganador de diversos premios, en los que se encuentra “El Teatral Ciudad de México”, “El de Elías Souraski”, “El Anagrama de Ensayo” y “El Juan Rulfo”, el más importante en la literatura Latinoamericana.

Recordado por pertenecer en los años 50 junto con su hermano el pintor Fernando García Ponce y los autores Salvador Elizondo, Inés Arredondo, José Emilio Pacheco y José de la Colina a la “Generación de la Ruptura”, la cual buscaba romper con los valores gastados de la Escuela Mexicana de Pintura y los muralistas mexicanos, cuya temática era la Revolución Mexicana y post Revolución.

Después de su muerte en el 27 de diciembre del 2003, por parte del Consejo Nacional para la Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes le rindió un homenaje llamado “Trazos y Encuentros (1932-2003)”, abarcando seis salas de exposiciones aspectos gráficos y escritos de la vida del escritor.

En los 71 años de vida de Juan García Ponce se retrató una esencia de la literatura mexicana diferente, contraria a los valores que rondaban a escritores como Octavio Paz, Carlos Fuentes e incluso Elena Poniatovska. Su esencia oscura y delirante es algo que se queda impregnado en la memoria de la literatura oscura mexicana.